CINE: LA QUÍMICA DETRÁS DEL CINE

Por Elina Suárez

Si hablamos de química y cine, es algo que está muy relacionado al mismo en sus orígenes, desde la coloración del fotoquímico rollo con reactivos, es decir sustancias que expuestas a la luz del proyector adquieren distintos colores.

En los efectos especiales es donde hay que tener alma de químico, efectos ambientales, pirotecnia, sangre artificial, caracterización, disparos, explosiones, niebla, bruma, humo, lluvia o viento. Por ejemplo en las películas en blanco y negro para que pudiera ser visible ante la luz y tuviera densidad la lluvia era creada con una mezcla de agua y leche.

Para la producción de niebla, la técnica más antigua y común es utilizar máquinas de humo cargadas con CO2 comprimido (hielo seco) que se vaporiza con facilidad añadiendo agua caliente.
En las películas o series de televisión de magia o misterio, es necesario producir no solo la apariencia de niebla real, sino misteriosos humos densos y de distinta propagación. Para ello se utiliza nitrógeno líquido expuesto a temperaturas relativamente altas.

Entre las situaciones presentadas en cine las más llamativas son las que muestran escenas sangrientas, que cuidan siempre que el color, textura, brillo y densidad sean lo más real posible. En la mayoría de las preparaciones para filmaciones se utilizan sustancias comestibles, como jarabe de maíz o jarabe de chocolate, para asegurar la correcta densidad; colorantes rojo, azul y amarillo para conferirle el color apropiado según la circunstancia en que deba encontrarse la sangre y algún polvo como maicena o chocolate para manifestar cierto grado de coagulación.

Los actores las prótesis de silicona o sólido flexible como el látex, gelatina o poliuretanos.
El látex es un coloide de polímeros orgánicos de cadena larga aislados de la savia de árboles tropicales y la silicona, por otro lado, es un polímero líquido cuya columna vertebral se compone de la unión alternada entre el silicio y el oxígeno con grupos laterales orgánicos como el metil, etil o vinil.
Las explosiones, por ejemplo en Harry Potter las llamas azules que se guardan en un frasco, el color azul es producido por las sales de Cobre.

En el caso de películas de acción existen otros «explosivos» ligeramente más estables como es el caso de la nitroceulosa, fácilmente sintetizable mediante la nitración (con HNO3 y H2SO4) de papel o algodón puro como fuente de celulosa, que no explotan propiamente, pero se consumen por deflagración, creando el mismo efecto visual.

Links: como hacer el cambio de color de compuestos: https://quimins.wordpress.com/2018/11/24/un-semaforo-quimico-cambia-entre-amarillo-rojo-y-verde-ciclicamente/
Clase de iluminación con hielo seco: https://www.youtube.com/watch?v=eZnV0d5qhho
La explosión de James Bond Spectre: https://youtu.be/xCzSmMIR-Ys

También puede gustarle...