RINCÓN DE LECTURA

Cada lunes en Patas Arriba, la Biblioteca Popular de María Juana te recomienda tres libros para que te animes a disfrutar de la lectura.

Carina Bender nos trajo: “El enigma Weiss” (Roberto Lapid), “Secuelas, un amor en Malvinas” (Silvina Ruffo) y “Eva” (WM. Paul Young).

“El enigma Weiss” (Roberto Lapid)

Sinopsis: Pablo, un joven fotógrafo argentino, se encuentra en Barcelona con un libro antiguo y extraño. Laia se apodera de esa reliquia en un cruce del destino, y en el intento por devolverlo a su dueño descubre entre sus páginas un pasaje oculto por milenios. Ese secreto los unirá y junto con el despertar de la curiosidad y del deseo, Pablo realizará un viaje a sus orígenes que hará tambalear su presente y su identidad.
EL ENIGMA WEISS propone una travesía por la h-cristiana. Una trama plagada de trampas, mentiras, secretos e ilusiones que dejará a sus lectores sin aliento.

“Secuelas, un amor en Malvinas” (Silvina Ruffo)

Sinopsis:Después de veinte años, Daniel Hernández, un ex soldado de la guerra de Malvinas, necesita volver a las islas para cerrar un círculo y reencontrarse con aquel hombre que era y nunca más pudo volver a ser. A su regreso se reencuentra con Sarah Johnson, una mujer malvinense que durante la guerra, siendo también una joven inocente, lo había ayudado a sobrevivir.
Allí comenzará una sorprendente y apasionante historia de amor, que nos mantendrá con el corazón en la mano al llevarnos del pasado al presente, reviviendo cada momento de la guerra de Malvinas; aquella guerra que por siempre vivirá en el corazón de cada uno de los argentinos.
Secuelas. Un amor en Malvinas es una novela que, además de tener una trama tan conmovedora como emocionante, nos instruye sobre nuestro pasado gracias a la minuciosa investigación histórica llevada a cabo por la autora.

“Eva” (WM. Paul Young)

Sinopsis: En las costas de una isla entre dos dimensiones, encalla el container de una embarcación donde encuentran varios cadáveres y a una joven a punto de morir. John, que se encarga de sus cuidados, descubre que el código genético de la mujer la conecta con todas las razas conocidas. Nadie se imagina lo que significa realmente su supervivencia. Nadie, excepto Eva, la Madre de los Vivos, que la llama hija y la invita a ser Testigo de la verdad de su historia… de nuestra propia historia.

«¿Por qué Dios no me protegió?», preguntó a Eva.

Era la misma interrogante expresada por miles de millones de
otras voces. La duda que surgía de tumbas y sillas vacías, de mezquitas
e iglesias, de celdas de prisiones y callejones. La pregunta cuyas secuelas eran la fe desgarrada y los corazones maltrechos, que demandaban
justicia y rogaban pidiendo milagros.

Fuente: http://www.planetadelibros.com.mx y http://www.tematika.com

También te podría gustar...